32 – Jenny del Pilar Correales

Jenny del Pilar Correales López. Bogotá, Colombia, 1983). Abogada, Gestora del Talento Humano, estudiante de Filosofía de la Universidad de Antioquia. enamorada de las letras. Ganadora del segundo puesto del concurso de poesía departamental, en el marco de la Fiesta Unilibro organizada por la Corporación Universitaria Unisabaneta. Publicada como invitada internacional en el libro “Soñé que escribía un poema” de la universidad de Tabasco,  México, 2018. Columnista, publicada en el mundo con el artículo de crítica política “los trabajadores de la minería artesanal en Colombia”. Miembro del comité editorial “la Urna Abierta” del Instituto de Filosofía Universidad de Antioquia. Seleccionada en el año 2018, como parte de la publicación del libro del  XIX encuentro de poetas Comfenalco Antioquia.  Actual miembro del taller literario de Itagüí “Letra Tinta”. Invitada, como poeta local, al Festival Internacional de Poesía de Medellín,  2019.

– – –

                                                                                              CRISTALES

ERRATA

Gritó el nombre
apaleó la ofrenda
acalló la palabra
y entendió

–era su última página.

Ficción

El amor profana la estética
¿Habrá alguna?
Dos fuegos apagan la vela,
Dionisio señala el camino.

Narcosis                                                                                                                    

Teje el dolor en croché casi perfecto,
desgarrados poros tiñen las hebras de carmín.

Sobre cabezas mórbidas extiende la trama;
            Los hilos
                          son tragedias ajenas.

Sortilegio (2018)

El hombre lanza su atarraya;
                           Apático el mar se levanta.

El animal corteja al pescador,
                 juega al vaivén mortecino,

El pescador conocedor del sortilegio;
Prensa la trampa,
soporta el vacío, sonríe.
Se entrega.

Máscara

¿Si sólo fue la simetría del momento, la cromática escenografía del riesgo?
                  -calma-
Los ojos vacíos, la boletería comprada.

(2018)

Piel de leche apacigua la noche
el grillo arrulla un obituario.
Aleteos cristalinos tallan el camino,
las geodas enraman el alma,
posturas le pintan,

es gravosa la vida que encarna la muerte.

HAMBRE

En el vacío de un hambre ancestral se encumbra el amor,
es lóbrega la espiral que recorre.
El origen fue sellado con muerte,
son delirio y voluptuosidad los grilletes.

Poeta

La mano dibuja la mano,
cadáver come cadáver.


TIEMPO

El tiempo inscrito en sonidos,
camina;

no reconoce el añejo verbo ni el fatigoso adjetivo,
no hay tregua 

ni mano que le de vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *