34 – Juan Fernando Uribe

Juan Fernando Uribe Duque, Medellín 1953. Médico, músico y escritor, participante de varias tertulias y talleres literarios.

Pionero de bandas de rock y animador de La escena tanguera en la ciudad de Medellín. En la década de los noventa fundó y dirigió el grupo Noches de tango, con el que recorrió –como cantor y director– varios escenarios del país. Así mismo, fue el creador y mánager de la banda Beatside, tributo  a la música de The Beatles, de gran acogida entre el público. Ha escrito cuentos y relatos, algunos han sido publicados en el periódico Universo Centro y en revistas virtuales.

Tiene varias novelas y una obra poética en construcción. Cuentos publicados en Inicio de obra. Cuentos y crónicas. (Publicación colectiva.  Editorial La Banda. ISBN: 978-958-8483-29-0).

Nota de la revista:: Juan Fernando estuvo en la tertulia de la revista Gotas de tinta: “Plumas y Voces”, como autor invitado, en noviembre de 2013, enEl Café de la Piloto.

En julio de 2014 se presentó con un integrante de su grupo: La banda Beatside, enEl Café de la Piloto.

Encierro reflexivo

30/3/20 10:38:

Reflexión

También el paisaje existe desde mi ventana ¿Por qué no disfrutar de los árboles, las flores, los pájaros -ya tantas veces protagonistas-, los carros que escapan por las calles excluidas? Ya doy mis primeros pasos en este día, son los mismos de siempre, salvo que hoy el mundo ha cambiado, mis congéneres están asustados, cansados, sin esperanza ¿Debería estarlo yo? ¿No hemos vivido entre guerras, injusticias, bombardeos, hambrunas corrupción y violencia? ¿No asesinamos en nombre del amor la “verdad” y la justicia, a más de cien millones de hermanos en el siglo XX? ¿Por qué ahora cuando una simple partícula con un reducto de ácido nucleico se pasea silenciosa saludando, nos asustamos y nos ponemos de rodillas ante un cristo que ha sido vilipendiado y usado como les ha dado la gana, incluso puesto como baluarte para asesinar en su nombre, excluir y degradar? Nos damos golpes de pecho cuando la muerte ronda, pero se nos olvida que en Siria los vecinos se siguen matando después de diez años, que las hambrunas por depredación de recursos matan a miles de seres humanos, que las potencias que ahora están desesperadas inventando la vacuna, son las mismas que destruyen, sitian, amenazan y saquean países destruyendo culturas y sometiéndolos al caos y la miseria; que en nuestro país siguen despojando y asesinando, acabando con las esperanzas del campesino y construyendo fortines clasistas para que desde una comodidad ficticia, ver como se arrasa y se construye una realidad de oropeles culturales importados.

No golpeemos el corazón con falsos latidos. No lloremos que el llanto exige respeto. Asumamos la muerte con una actitud de vida.

30/3/20 10:38 – Juan Fernando Ur: JF

11/4/20 12:58: EL POETA

Hoy he sido sorprendido por los poetas, por aquellos que con frases cortas ponen ante ti  el mundo y te sorprenden con su profundidad de hielo. Te paralizan. He sido sorprendido con su conciencia de espacios eternos venidos ante la pupila con la sagacidad de una admonición o un descubrimiento. El poeta captura lo que escapa a las palabras, la imagen cobra un valor diferente, es nacida de una experiencia interior que proyecta una energía tal que es impronta que deslumbra en el presente ofreciendo un nuevo conocimiento. El poeta es ser de raptos instantáneos, de disciplinas sosegadas, de vacilación expectante. Su ser está en sintonía con el mundo, -desde otro mundo-, no paralelo, pero si oculto, insumiso, tan libre como la sorprendente emoción que lo acosa para expresar el arcano, el inmediato contenido que logró captar en efímero arrebato. La puerta que abre el poeta, es a la vez salida, desfogue a un misterio lleno de epifanías, un brocado que se teje así mismo y que envuelve un núcleo cada vez más grande, más nutrido. El poeta subyace ahí, amalgamado, alimentado y fustigado… pero le gusta, goza y sufre… a mínimas dosis la misma vida.

19/4/20 7:18: VISIÓN

Mi mirada del mundo se amplía, las cosas toman otra dimensión, no he sido hombre de grandes experiencias ni de grandes viajes, tal vez menos de media vuelta al mundo, pero ha sido suficiente. Con sólo mirar detenidamente y respirar dos o tres veces, el entorno se abre como un libro tentador. Todo fluye en diferentes formas y lo que antes era evidente varía de concepto y crea una nueva realidad, una novedosa consistencia nos modela para otro nacimiento, y así, la puerta que antes me permitía el paso ya es parte de su sombra y crea un vacío que me invita a explorar un mundo de nuevas estancias, la estufa es una fogata de cuatro bocas al lado de un arroyo, la plancha es un pequeño mamífero  que emerge candente para aplacar el desorden de las formas, las camas son monumentos a la abulia que concentran las carnes que soportan, como si las quisiera devorar tentándolas con el placer de la inactividad y la contemplación, mis zapatos son dos pequeñas naves que definen los pasos  con deseos de explorar la calles, hace un instante supe que las tórtolas que descansan en los cables son notas aladas de un eléctrico pentagrama, saltan los adornos en las mesas y los cuadros de las paredes quisieran invitarme a recorrer los museos que los albergan, se crean pasajes hacia los pocos vecinos que se aventuran en diálogos aislados  saludando con una amargura de esperanza perdida; yo los animo esperando que el paso del verdugo amaine la letalidad de su saludo. Otra cosa son las aves, las ardillas y los corozos, crean una música tal que ya aquietan el ronroneo del gato y el ladrido del perro- mascotas humanizadas- dejando escuchar una música que sorprende, que abre el gusto por otro paraje simple y hermoso. Tal vez coronado…

Es mejor tratar de moverse y agitar el aire que estar quieto y presionar la tierra para que nos vaya tragando, así, despacio y cariñosa.

19/4/20 7:38: ALEGRÍA

Me espera todo un día, todo un tiempo para habitarte, para seguir asombrándome con esta belleza que me rodea, con esta perfección arrolladora, con la osada pequeñez de mis congéneres, con sus angustias no justificadas, sus alegrías ocasionales, sus planes, sus empresas, sus paisajes interiores y sus ilusas tragedias. De sobra son los instantes en que me recorro como una larga calle cruzada por senderos que llevan a  bosques que hace tiempo no visito. Surgen paisajes, retiros llenos de belleza y misterio. La alegría está en todas partes, no la puedo evitar, es más grande, me sobrepasa, quisiera estar triste o al menos melancólico, pero el poema es alegre y sutil, se saborea como un sorbete milagroso, como esa hermosa canción que nos trasnocha y quisiéramos cantar…

19/4/20 7:55: REPOSO

Quietud,
el espacio es calma
ningún espíritu se ha ido de mi lado
la expectativa se transforma en aceptación
y los temores desaparecen ante los tiempos que aún no terminan.

Soy parte de la divinidad
no hay límites para la digresión;
de hecho,
pienso que tan solo soy un aliento que se  transforma
y habita en constante movimiento,
la coordenada que me ha sido asignada  desde este rincón del mundo
– y que por instantes trato de desbordar aventurándome  confuso a otros planos-.
La respuesta ha sido suficiente no es necesario
refrendarla con suposiciones o falsas esperanzas;
lo que ya es,
no admite confrontaciones ni rogativas.

El planeta hace lo suyo
y pasa revista por relieves llamando al orden.
Las aves,
los peces,
los mamíferos,
están alerta
exponiendo informes y evaluando el castigo.

Los volcanes han apagado los cráteres
los glaciares intentan controlar sus deshielos
las selva aún no  perdona a los saqueadores…

El mar también corteja sus profundidades y desde el espacio,
tal vez estemos siendo monitoreados pendientes del dictamen.
Por lo pronto,
todo es quietud
una falsa paz añorada en cálculos de arsenales clausurados,
bombas de vacunas inconclusas, máscaras para no morir
-ni desde los helicópteros vendrá el conjuro-.

Todo es reposo
forzada toma de conciencia
a la espera  que las compuertas se abran
dando inicio
al flujo de  los escogidos,
a los hijos de la segunda vida,
los felices renegados de la pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *