25 – Jennifer García Acevedo

Jennifer-Garcia 

Actriz y poeta fredonita, nacida en Medellín, Antioquia, el 20 de junio del año 1995. Ha participado en diferentes encuentros poéticos en la ciudad de Medellín y municipios del Suroeste antioqueño, sus escritos han sido publicados en revistas y periódicos literarios, realiza tertulias literarias en el municipio de Fredonia, con niños y jóvenes.

Fundadora del encuentro de poesía León de Greiff.

Poeta participante en el XVII Encuentro de Poetas Confenalco – Antioquia, 2016.

 

 EL CANTO DE LOS ADIOSES

Un ceremonioso adiós
es el testimonio incipiente
de que las cosas bellas
también se acaban
Apenas los rumores las devuelven
como engañosos golpes de gracia
para que el cuerpo se acostumbre
a despojarse,
sin proclamar retorno
Declarar el tiempo como perdido
es hacerle a la vida una jugada
Pasarán años antes de que constate
que su misma riqueza
no son más que los adioses,
Y que una casa puede
despojar a un hombre
para que en su lugar,
se nombre a otro. 

 

EL RITUAL 

Son estos mismos soles,
los que tan generosamente
nos abrieron a la vida,
limpia la mañana, limpios los deseos,
limpio el corazón, limpios los pasos
antes de someternos a las estaciones
todo en nosotros
gozaba de una pulcritud cierta
luego vinieron los desconciertos
a empujarnos hacia la penumbra
desde allí blanco y negro
son la misma cosa
solo el ritual de las querencias
abre la posibilidad a una huida

 

DIÁLOGO CON LA HISTORIA 

Antes de encender la luz
buscamos a tientas
por pasajes campestres
voces de hombres
que anunciaron nuestro porvenir
Nos dijeron que el amor,
sería apenas un dictamen
con el que los viejos poetas
vencerían la jornada
Y que más valdría callar
ante la guerra y el nacimiento
porque de esos dos
dependería la postergación
de nuestra raza
Predijeron cómo el poder y la  gloria
harían de los hombres
fábricas de infortunio
Y dejaron sobre la tierra
los campos descubiertos
para que entendiéramos
el origen de la orfandad
En resumidas cuentas,
nos proveyeron de conciencia,
para derribar sus predicciones
y encontrar en la rosa que se abre
una señal inesperada de victoria.

 

PETICIÓN 

Si muero lejos de casa
tras batallar con la memoria
Y reconocer en mi cuerpo
ese amargo sabor
a infancia perdida
y crepúsculo olvidado
No proclamen mi retorno,
mi regreso a este país
 

Si tras levantar una estatua
el golpe de la patria
no resuena sobre ustedes
y les trae mis versos
No proclamen mi retorno,
mi regreso a este país
 

Si al regresar un día
hasta mi mausoleo
no me llenan la piel muerta
de cantares y alborozos
No proclamen mi retorno,
mi regreso a este país
 

Si desconocieron mi casa,
el hombre al que amé,
la historia que la belleza
plantó en mi corazón
No proclamen mi retorno,
mi regreso a este país
 

Si entre todas las cosas
que un día fui para el mundo
sólo recuerdan mi nombre
No proclamen mi retorno,
mi regreso a este país

 

CANTO A ORFEO 

Una lira dorada y pequeña
fue instrumento suficiente
para remover árboles y formas rocosas
de la abastecida tierra
Un canto celestial y desconocido
despertó a las bestias que yacían
pacientes bajo el misticismo
de un sueño claro:
Eurídice, nombre de mujer antigua,
que hubo de provocar 
los cantos del amor y la desgracia
Junto a la amplitud de un río,
en medio de las pesadas islas,
desembocan ahora las arcaicas voces
de la derrota y de la entrega
Irremediables verdades
de las que ni los dioses
se libran. 

 

 A QUIEN PADECE EN SU GLORIA

Anchos jardines tuvieron que cercar
quienes anhelaron los primeros rocíos
Todo nacido bajo este inmenso mundo
está predestinado a buscar algo y encontrarlo
La promesa de una existencia mejor
es ya una búsqueda,
y la ilusión, como el conocimiento  del primer amor
permanecen en el intermedio,
a la espera.
  

VIAJE A CONCORDIA 

Un viaje al sitio que arropó
los primeros años
representa casi siempre
un encuentro definitivo con la derrota
Cada retorno a la vieja casa
anuncia una muerte nueva
 

Y los áureos manteles tendidos en el patio
reaparecen quince años después
de haber corrido solazados  junto a ellos.

 

LA HISTORIA QUE SE REPITE 

“Caer y recaer
en las mismas alianzas y celadas
del sueño”
Pedro Lastra
 

A esta hora
permanecen sepultadas entre rocas antiguas
las palabras que un hombre musitó
para una mujer en Damasco o en Kutaisi.
A esta misma hora
otro  hombre, en alguna región de América
cruza un horizonte lejano
para plantar en el oído de una inocente muchacha
las mismas palabras.
Sin que ninguna ciudad lo advierta,
sin que el mismo tiempo haga su trabajo de borrarlo todo
Siente cómo el peso de todos los rechazos antiguos
recae sobre él
Y podría pensarse
que este hombre
es el mismo que murió hace tres mil años
sentado al pie de una roca, en Kutaisi.
  

QUÉ HABRÍA SIDO DE LA VIDA 

Qué habría sido de la vida
sin un mar
que arrastrara la miseria de los hombres
hasta los confines
Qué harían sin agua,
los hijos y sus padres
dispersos por el corazón del mundo
En alguna plaza de una ciudad
se sentarían a mirarse
los unos a los otros
secos y desérticos
Inmóviles
ante el encuentro con una sombrilla abierta
y su utilidad desconocida.